Que es Jametz?

Que Es Jametz

EN | FR

Hay pocos aspectos de la observancia judía tan complicados como la preparación para Pesaj.

La Torá, en Éxodo 12:15-20, prohíbe comer alimentos leudados, popularmente llamados jametz, durante toda la festividad. Pero la situación es aún más estricta, ya que la halajá prohíbe no sólo comer jametz, sino incluso obtener cualquier beneficio del mismo o poseerlo en nuestros hogares durante todo el periodo festivo.

Es este último requisito el que resulta en el tipo de trabajo intenso que la mayoría de nosotros asociamos con la preparación para Pesaj.

La sustancia prohibida, jametz, se define como la mezcla del grano de cualquiera de las cinco especies de cereales (trigo, cebada, avena, espelta y centeno) que se ha mojado con agua y se ha dejado sin hornear durante más de dieciocho minutos.

Hornear detiene el proceso de fermentación, por lo que si se agrega agua a cualquiera de los granos anteriores, pero se hornea dentro del período de dieciocho minutos, se considera no leudado. Es por eso que la matzá se llama “pan sin levadura”, ya que se supervisa para garantizar que no transcurran más de dieciocho minutos entre el momento en que el agua toca el grano y el momento en que termina de hornearse.

A los cinco cereales originales, la costumbre ashkenazí añade: arroz, maíz, mijo y ciertas clases de legumbres, generalmente llamadas kitniot, por las razones que se explican a continuación.

Dado que la posesión de cualquier cantidad de jametz se considera una transgresión de la ley, se debe hacer un gran esfuerzo para eliminar todas las sustancias alimenticias que contengan jametz en el hogar antes de Pesaj.

Después de una limpieza intensa y la eliminación de todo el jametz visible, se realiza una búsqueda, popularmente llamada bedikat jametz, la noche anterior a Pesaj, después de la puesta del sol. (Esta búsqueda se lleva a cabo el jueves por la noche, cuando la primera noche de Pesaj cae en la noche del sábado). Dado que, a estas alturas, casi todo el jametz debería haber sido retirado de la casa, es costumbre dejar algunas migajas de pan o pastel (o cualquier sustancia leudada) envueltas en plástico alrededor de la casa para que se pueda encontrar algo y la búsqueda no se sienta como si fuera en vano.

Se enciende una vela y se la utiliza para buscar el jametz escondido incluso en los rincones más oscuros de la casa. La bendición recitada antes de la búsqueda se puede encontrar al comienzo de la Hagadá de Pesaj. Luego, una vez concluida la búsqueda, se recita una oración especial que declara que cualquier jametz no localizado es nulo y sin valor, “como si no existiera”, y afirma que se hizo un esfuerzo de buena fe para encontrar y eliminar todo el jametz en posesión de uno.

El texto de esta declaración también se puede encontrar al comienzo de cualquier Hagadá de Pesaj. Quien esté fuera de casa la noche anterior a Pesaj puede realizar la bediká más temprano (Maguen Avraham a SA Oraj Jaim 432:6; Mishná Brurá ad loc., nota 10). Aquellos que estarán ausentes durante toda la festividad pueden vender su jametz temprano y no están obligados a realizar bediká (Mishna Brurá a SA Oraj Jaim 436:32).

La mañana siguiente participamos en una quema ceremonial de la pequeña cantidad de jametz que se encontró durante la búsqueda de la noche anterior. Esta quema ceremonial se llama biur jametz (“destrucción de jametz”).

Se puede hacer en casa, pero algunas comunidades patrocinan fogones comunitarios donde el público trae su jametz para quemar. Una declaración similar a la hecha después de la búsqueda la noche anterior se recita después de la quema del jametz. Las migajas restantes de jametz deben destruirse mucho antes del mediodía del día anterior a Pesaj, erev Pesaj. (La mayoría de las sinagogas anuncian la hora exacta en la que el jametz debe ser destruido para no requerir que los individuos calculen la hora exacta por sí mismos).

El horario límite para comer realmente jametz, sin embargo, es incluso anterior. Sin embargo, tampoco se puede comer matzá en vísperas de Pesaj hasta la comida festiva durante la cena llamada Seder de Pesaj (SA Oraj Jaim 471:2). Y algunos sugieren que no se debe comer matzá desde Rosh Jodesh Nisan en adelante para aumentar el apetito por la mitzvá de matzá en la primera noche de Pesaj (Mishná Brurá a SA Oraj Jaim 471:2, nota 11).

Por último, existe la costumbre de vender el jametz. La intención original de la tradición era eliminar por completo de la casa todo rastro de jametz. A medida que pasó el tiempo y los hogares crecieron en tamaño, esto se volvió más difícil, más costoso y derrochador. A su vez, esto llevó a la creación de un mecanismo legal conocido como mejirat jametz, la venta de ese tipo de alimentos.

El procedimiento es el siguiente: todo el jametz restante, luego de haber terminado los procedimientos anteriores, se mantiene fuera de la vista durante toda la fiesta (siete u ocho días, dependiendo si es en Israel o la diáspora). Luego se vende formalmente a un no judío. Aunque permanezca en la casa, técnicamente ya no se considera que esté en posesión legal de uno y, por lo tanto, técnicamente, no contraviene el requisito de no poseer jametz de la casa ya que no cuenta como propio.

Este jametz se puede volver a adquirir una vez finalizada la festividad. La mayoría de las veces, esta venta es un servicio organizado por las sinagogas con el rabino actuando como agente de la comunidad. A través de un procedimiento formal, las partes interesadas otorgan al rabino la autoridad para vender el jametz restante, lo que se logra mediante una transacción formal con un no judío algún tiempo antes de la fecha límite para poseer el jametz en un hogar judío.

Sin embargo, la venta implica ciertos requisitos por parte del comprador y, cuando el comprador no judío no completa los requisitos de la venta al final de la festividad, el jametz vuelve a sus dueños originales. De hecho, algunos rabinos recompran formalmente el jametz para devolvérselo a sus propietarios originales una vez finalizada la fiesta. En cualquier caso, no es suficiente simplemente almacenar jametz en un hogar judío durante Pesaj y no venderlo formalmente debido al concepto de jametz sheavar alav haPesaj, jametz después de que termina la festividad que de alguna manera permaneció en posesión de un judío durante la Pesaj.

Cualquier jametz de este tipo no puede comerse después de Pesaj, como una especie de castigo por ignorar esta restricción contra la posesión de jametz durante este período. Por eso es importante deshacerse o vender el jametz antes de Pesaj.

Traducción realizada gracias al apoyo del Instituto Rabino Reuven Hammer para el Aprendizaje Judío Masorti. Puedes conocer más aqui.

Si encuentra un error, mandenos un email: feedback@exploringjudaism.org

Authors

  • Masorti Olami

    Masorti Olami builds, renews and strengthens Jewish life throughout the world, with efforts that focus on existing and developing communities in Europe, Latin America, the Former Soviet Union, Africa, Asia and Australia.

    View all posts
  • The Rabbi Reuven Hammer Institute for Masorti Jewish Learning

    The Reuven Hammer Institute for Masorti Jewish Learning expands and supports the local Giyur (conversion) process for our communities around the world. Together with Masorti Olami, The Hammer Institute deepens their work through developing more materials, increasing our presence, and including more interested candidates. Giyur was a topic very close to Rabbi Reuven Hammer z”l’s heart, and he spent his life dedicating his work towards the worldwide Masorti/Conservative movement.

    View all posts

Authors

  • Masorti Olami

    Masorti Olami builds, renews and strengthens Jewish life throughout the world, with efforts that focus on existing and developing communities in Europe, Latin America, the Former Soviet Union, Africa, Asia and Australia.

  • The Rabbi Reuven Hammer Institute for Masorti Jewish Learning

    The Reuven Hammer Institute for Masorti Jewish Learning expands and supports the local Giyur (conversion) process for our communities around the world. Together with Masorti Olami, The Hammer Institute deepens their work through developing more materials, increasing our presence, and including more interested candidates. Giyur was a topic very close to Rabbi Reuven Hammer z”l’s heart, and he spent his life dedicating his work towards the worldwide Masorti/Conservative movement.

Share This Post

Exploring Judaism Recent Posts

Find meaning in your inbox.

Subscribe to receive our latest content by email.

We won’t send you spam. Unsubscribe at any time.
Got questions?